Cargando contenido

Noticias gays


El VIH y el sida se extienden en Rusia debido a una insólita teoría de conspiración que niega su existencia2017
07
Dic

El VIH y el sida se extienden en Rusia debido a una insólita teoría de conspiración que niega su existencia

Las muertes relacionadas con el VIH se están incrementando de manera alarmante en Rusia, donde la ignorancia y una absurda teoría de conspiración sobre su existencia están llevando a la negación de la enfermedad, que atribuyen a propaganda estadounidense.

Por Luis M. Álvarez


¡Compártelo!




A lo largo de 2016, se registran en Rusia 103.438 nuevos diagnósticos de contagio de VIH. Una elevada cifra que representa el 64 % de nuevos diagnósticos en Europa, según la Organización Mundial de la Salud. Datos que no parecen alarmar al regulador ruso de derechos del consumidor que se limita a informar este miércoles, 6 de diciembre, que las nuevas infecciones por VIH habían aumentado en casi un 1 % con respecto al año anterior. Por si no fuera suficiente, la mitad de las personas seropositivas no están tomando antiretrovirales debido a una teoría de la conspiración que les lleva a afirmar que el VIH y el sida no son enfermedades reales, sino parte del plan de propaganda de occidente.

En línea con su guerra abierta contra el colectivo LGBT, todo lo relacionado con el VIH y el sida ha pasado a ser una epidemia silenciosa en Rusia, donde diversas páginas en las redes sociales cuestionan que el VIH sea un diagnóstico médico. Grupos con cientos de seguidores que se encargan de tergiversar toda la información referente a los tratamientos y la enfermedad, alimentan los prejuicios preexistentes sobre la propagación del sida, que es identificado como una enfermedad que afecta principalmente a personas drogadictas y «homosexuales estadounidenses», según explica Yelena Dolzhenko, trabajadora del centro de prevención del sida en Moscú.



«Las personas no obtienen suficiente información y comienzan a pensar que alguien les oculta algo (…). La tentación de creer que es un mito es muy alta», declara Yekaterina Zinger, directora de la Fundación Svechha, con base en San Petersburgo, explicando que la desinformación es de tal magnitud que las personas heterosexuales que se infectan por VIH «no entienden cómo les pasó eso a ellos». «Imagínense a una niña ortodoxa que va a la iglesia los domingos, se casa y le dicen que es positiva (…) esta chica va a pensar que no tiene nada que ver con ella», lo que le llevará a dudar tanto del diagnóstico como de la existencia misma del VIH, explica Dolzhenko.

«La negación suele ser un mecanismo para hacer frente a las personas en crisis», explica Julia Vereshchagina, a quien le diagnosticaron el VIH en 2007, cuando acude al médico por una operación de apendicitis, para lo que su médico le hace las pruebas del VIH sin que ella siquiera lo supiera. Al darle el diagnóstico, ni siquiera le indica que es VIH positivo, sino que tiene el sida, lo que le lleva a negar tal diagnóstico. «Ahí fue cuando comenzó mi negación (…). Entiendo que la forma en que me los dijeron tuvo un efecto colosal sobre cómo acepté las cosas más tarde (…). Es como una secta. Estás con ellos, lo que está bien, o dudas de las cosas (…), lo que significa que no estás obrando adecuadamente», explica Vereshchagina.



«Es inaceptable en nuestros días que los niños mueran mientras existe una variedad de tratamientos», declara Alexey Yakovlev, médico jefe del hospital Botkin, en San Petersburgo, en el que una niña de 10 años fallecía en agosto después de que sus religiosos padres se negaran a que recibiera tratamiento en repetidas ocasiones como consecuencia de estas teorías conspiratorias que les llevan a creer que el objetivo de los tratamientos es el de «disminuir la población del planeta a dos mil millones mediante el establecimiento de un control total» fruto de la intervención estadounidense, lo que lleva a la población a creer que si no eres gay o drogadicto, no puedes contraer el VIH.

Rusia es uno de los líderes en lo que respecta a las pruebas de VIH, con 25 millones de exámenes realizados el año pasado. Pero con una escasez de tratamiento disponible, y con esta pseudociencia desbocada, el país gobernado por Vladimir Putin podría estar al borde de una crisis de salud.



Fotos

¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


2
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.