Cargando contenido

Noticias gays


Google dedica su Doodle a Sergei Eisenstein, pionero del cine mudo y padre del montaje intelectual2018
22
Ene

Google dedica su Doodle a Sergei Eisenstein, pionero del cine mudo y padre del montaje intelectual

Pionero del cine mudo, teórico cinematográfico que desarrolla la teoría del montaje intelectual y director de obras maestras como «El acorazado Potemkin», Google dedica su Doodle a Sergei M. Eisenstein, un cineasta maldito que también era homosexual.

Por Luis M. Álvarez


¡Compártelo!




Tal día como hoy, 22 de enero, nace en 1898 Sergei M. Eisenstein en Riga, en aquel entonces parte del Imperio Ruso, y actualmente capital de Letonia. Director de obras maestras como El acorazado Potemkin, Octubre o Alexandr Nevsky, teórico imprescindible del cine, es reconocido como el padre del montaje intelectual al que Google ofrece un homenaje con su Doodle de hoy.



Realismo social

Tras matricularse en arquitectura y bellas artes, con la llegada de la Primera Guerra Mundial abandona sus estudios para ingresar en el Ejército Rojo, donde se interesa por el teatro, llegando después a dirigir el Teatro Obrero de Riga. Con el objetivo de buscar el mayor realismo en su puesta en escena, llega a proponer escenarios alternativos al habitual escenario teatral, como montar una obra, Máscara de gas, en una auténtica fábrica, donde finalmente se produce un accidente que le lleva a abandonar el teatro. Impresionado por la espectacularidad de las obras de David W. Griffith, decide explorar un medio que le ofrece nuevas posibilidades de expresión, el cine. Debuta con Huelga (Stachka, 1925, Unión Soviética), piedra angular del cine obrero que tanto agradaría al régimen de Lenin, sentando las bases del realismo social en el que el protagonista no es un individuo, sino el colectivo obrero, idea que explora igualmente en títulos emblemáticos como El acorazado Potemkin (Bronenosets Potemkin, 1925, Unión Soviética) y Octubre ( Oktyabr, 1928, Unión Soviética ).



Montaje intelectual

En 1928, junto a Alexandr Pudovkin, firma un manifiesto en el que adelanta sus revolucionarias ideas sobre el montaje intelectual y un año después viaja a Hollywood con el objetivo de explorar la nueva técnica del sonido, además de huir del fenómeno de la tipificación a la que se dirige el cine ruso, con Stalin en el poder, en un intento de hacer del cine más una herramienta de propaganda, destinada a transmitir ideas a una población anlfabeta, en lugar de un medio intelectual al que pretende llevarlo Eisenstein. Intuyendo lo que se avecina, trata de encontrar su hueco en el cine estadounidense, donde los prejuicios ante un cineasta que viene de la Unión Soviética le abocan al fracaso, por lo que a su vuelta inicia un período de inactividad cinematográfica en la que se refugia en la enseñanza y desarrolla ampliamente sus teorías sobre el montaje.



Realismo histórico

El interés por la reivindicación de figuras heroicas de la historia rusa llevan al cine stalinista a lo que se da en denominar el realismo histórico, a través de un cine que abandona la tipificación, identificación de un colectivo con un individuo carente de rasgos psicológicos, para evolucionar hacia poderosos personajes que necesitan una mayor profundidad dramática. En este contexto, Eisenstein dirige su primera obra sonora, Alexsander Nevski (Aleksandr Nevskiy, 1938, Unión Soviética), en la que hace del uso del sonido y de un poderoso simbolismo visual su piedra angular. Elementos que explora nuevamente en Iván el terrible (Ivan Graznyy, 1945, Unión Soviética) e Iván el terrible, segunda parte: la conjura de los boyardos (Ivan Groznyy. Skaz vtoroy: Boyarskiy zagovor, 1958, Unión Soviética), en lo que eran las dos primeras partes de una trilogía que deja inconclusa ante su fallecimiento dos años después de terminar la última, que no llegaría a estrenarse hasta después de su muerte al ser censuradas por Stalin.



Un pionero homosexual

Si Rusia todavía tiene problemas con la orientación sexual hoy en día, como para hablar del asunto en los tiempos de Lenin o Stalin. El paréntesis americano le lleva de Hollywood a México, donde encuentra financiación para un proyecto, ¡Que viva México! (1932, México & EE.UU.), que no llegaría a montar él mismo, pero cuyo rodaje le da la oportunidad de vivir su sexualidad de una manera más libre y desenfadada, tal y como queda patente en Eisenstein en Guanajuato (Eisenstein in Guanajuato, Peter Greenaway, 2015, México, Francia, Bélgica, Holanda & Finlandia). Revisando sus películas, podemos encontrar imágenes de alto homoerotismo en El acorazado Potemkin, así como simbolismos que sugieren la homosexualidad en Iván el terrible, obras de un pionero del cine cuya influencia sigue perdurando hoy en día.







Fotos

¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


0
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.